Un parto cualquiera. Tercera parte y FINAL.

Ahora te toca sentarte en una silla de plástico incómoda del diablo mientras 6 desconocidos te miran a la cara mientras sufres y quieres arañarte la cara mientras esperas a que digan tu maldito nombre por el altavoz.

Un parto cualquiera. Segunda parte.

Mi “particular” homenaje a mi primer Día de la Madre. Al llegar a casa de urgencias, tras dos noches sin dormir, pensé “vas a caer redonda”. Claro que sí, guapi. Las contracciones ni me dejaban dormirme ni relajarme. Fui al baño porque notaba humedad, rezando porque fuera la dichosa bolsa. Pero NO. No vas a…

Un parto cualquiera. Primera parte.

¿Eres de las que pensaba que lo iba a tener todo controlado durante el parto? ¿O más bien de las que pensaba “eso no me va a pasar a mí”?

Por fin tengo tiempo libre para mí. Pero, y ahora… ¿qué hago?

No me lo creo, mi hija está durmiendo por la mañana como un alcornoque. ¡Por fin tengo tiempo libre para mí! Pero, y ahora… ¿Qué hago? (grillos de fondo) No me lo puedo creer. Llevo semanas anhelando este momento, quejándome a todas horas y, ahora que ha llegado, ¡no sé qué narices hacer! ¡No me…

¡Un ratito para mí, POR DIOS!

Necesito un rato para mí, un rato en que mi hija no esté llorando, ni los perros pidiendo comida ni vomitando, ni el gato haciendo de vigilante penitenciario por la barandilla.

El ataque del rastrillo

Como parece que tu círculo de amistades se hace cada vez más pequeño sin comerlo ni beberlo… ¡¡¡gracias al cielo!!!